ARTOLA PROPUSO LA CREACIÓN DE UNA DEFENSORÍA DEL INQUILINO Y UNA TASA AL INMUEBLE OCIOSO.

“La vivienda es un derecho, no un negocio”, sostuvo.
El martes 1 de diciembre Sebastián Artola, acompañado por integrantes de la agrupación Rosario para la Victoria, ingresó al Concejo Municipal dos proyectos de ordenanzas.





“Los mismos tienen como objetivo empezar a construir una respuesta a la realidad habitacional en la que viven muchos rosarinos y rosarinas, y son el resultado del trabajo que durante más de un año llevaron adelante los compañeros del Foro Rosario Para Todos”, sostuvo Artola.
“La vivienda es un derecho, no un negocio. Frente a la especulación, es imprescindible una presencia activa del Estado municipal que permitan empezar a regular el mercado inmobiliario con políticas públicas que garanticen a todos el derecho a la vivienda”.
El primero de los proyectos consiste en la creación de una Defensoría Pública del Inquilino. “Con este proyecto buscamos contar con una herramienta superadora que nos permita defender de manera efectiva los derechos de los inquilinos frente a los abusos de las inmobiliarias”, explicó  Artola.
“Con la defensoría buscamos jerarquizar la importancia de la vivienda en la agenda de prioridades del Estado municipal, se trata de crear una nueva herramienta con una capacidad de intervención que vaya más allá del asesoramiento o el carácter informativo, y asuma la facultad de control, sanción, mediación y de llevar adelante demandas procesales en defensa de los derechos de los inquilinos de manera gratuita cuando la naturaleza del conflicto así lo requiera”.
En este sentido, el proyecto de ordenanza define como atribuciones de la Defensoría Pública del Inquilino: promover y defender los derechos de los inquilinos frente a los actos abusivos, irregulares, arbitrarios, ilegítimos o discriminatorios; brindar asesoramiento jurídico gratuito y asistencia a las personas que alquilan; ofrecer una instancia de mediación y conciliación voluntaria para problemas suscitados entre inquilinos, propietarios e inmobiliarias; dar curso de acción legal y llevar adelante demandas procesales cuando las circunstancias del conflicto así lo ameriten; fijar un marco común para toda la ciudad de Rosario sobre el tipo y la cantidad de garantías a solicitar a los inquilinos al momento de firmar un contrato.
“En Rosario hay 60.388 inquilinos, es decir, un 19% de la población, la mayoría alquila en pésimas condiciones ante la absoluta indefensión. La vulneración de los derechos de los inquilinos es una constante, sea al momento de firmar un contrato, durante lo que dura el mismo o a la hora de su renovación”.
“La imposición de condiciones abusivas en los contratos, el aumento de los alquileres muy por encima del salario promedio o el precario estado de los inmuebles, son algunas de las características de un mercado inmobiliario caracteriza por la especulación y la permanente vulneración de los derechos de los inquilinos”.
El segundo proyecto de ordenanza promueve la creación de una Tasa al Inmueble Ocioso. A través de la creación de una tasa sobre los inmuebles que permanezcan seis meses consecutivos deshabitados se busca promover la incorporación al mercado de los inmuebles ociosos, con el fin de equilibrar las relaciones entre oferta y demanda.
“Según el último CENSO, en Rosario hay 67.079 viviendas desocupadas y ociosas que están por fuera del mercado de compra o alquiler, lo que representa el 19% del total de viviendas existentes en la ciudad, mientras que existen prácticamente la misma cantidad de familias de sectores medios y sectores muy humildes tienen problemas habitacionales, haciendo de nuestra ciudad una de las peores del país en materia de vivienda”, sostuvo Artola.
“Es imprescindible una presencia activa del Estado municipal que permitan empezar a regular el mercado inmobiliario y de políticas públicas que se orienten a garantizar a todos el derecho a la vivienda”.
“En este sentido la Tasa sobre el Inmueble Ocioso forma parte del desafío de crear herramientas, desde las atribuciones propias del Estado local, que tiendan a equilibrar las relaciones entre oferta y demanda en materia habitacional, como existen en muchas grandes ciudades del mundo”.
Según el proyecto de ordenanza, el monto de la Tasa sobre el Inmueble Ocioso surgirá de aplicar el 1 % durante los primeros 6 meses sobre la valuación fiscal de la parte edificada del inmueble - según el monto que fija la Tasa General de Inmuebles - y se aplicará en forma mensual. Del mes 7 al 12 inclusive la alícuota será del 1,5%. Y a partir del mes número 13 será del 2% mensual.
La propuesta también prevé la creación del Fondo para Políticas de Vivienda  destinado a garantizar soluciones habitacionales y una línea de de créditos del Banco Municipal para refacciones a tasas preferenciales, con la finalidad de fomentar la rehabilitación de inmuebles para su alquiler o venta.
“Con esta presentación cumplimos con un doble compromiso. Por un lado, el ingreso al Concejo bajo la forma de proyecto de ordenanza de lo que fueron dos propuestas nuestras durante la campaña local de este año. Por el otro, lo que siempre decimos, que nuestro compromiso y trabajo no termina en una campaña. Pese a no haber llegado a ocupar una banca en el concejo seguimos construyendo una alternativa política para la ciudad y una representación que luche de manera irrenunciable por los derechos de las mayorías”.

Mirá todas las fotos: